Propósitos de Año Nuevo DIY

2016 está llegando a su fin, esa es un verdad irrefutable. Muchos ya estamos comprando un vestido, buscando un viaje o planeando el menú con el que deleitarnos la última noche del año y dar la bienvenida al 2017. Y es que el Año Nuevo tiene algo especial. Cada día 1 de enero trae consigo una energía diferente que nos impulsa a realizar cambios, o al menos a planteárnoslos. ¿O soy yo la única que alguna Nochevieja se ha venido arriba imbuida por el poder de la ropa interior roja y se ha dicho a sí misma a modo de mantra “este año es mi año”?

Ojalá todo fuera tan fácil como ponerse bragas rojas o dar el primer paso del año con el pie derecho, pero no, la mayoría de las veces los propósitos que nos habíamos hecho durante la Nochevieja Pasada vuelven a ser propósitos de la Nochevieja Presente y nos sentimos más o menos como Bill Murray el Día de la Marmota. “¿Cómo puede ser? ¡Si estaba convencida de todo lo que me propuse, lo juro! Bueno, dame otro trozo de turrón que hoy no me apetece admitir todo lo que he procrastinado y lo frustrada, culpable e incapaz que me siento si profundizo en todo esto. Este año sí que sí…”

No os imagináis la cantidad de gente que llega a mi consulta diciendo que no saben muy bien cómo han llegado al punto en el que están, que sienten que la vida les ha llevado rodando hasta allí pero casi de forma automática. Quieren cambiar pero no saben cómo ni hacia dónde hacerlo. Claro, ¿cómo vas a saber hacia dónde ir si no sabes dónde estás?

Lo mismo ocurre con los propósitos de Año Nuevo: ¿cómo vas a saber qué proponerte si no sabes en qué punto estás, cómo estás, qué necesitas?

propoositos_de_an%cc%83o_nuevo_diy_1

Ir al gimnasio, dejar de fumar, comer mejor, cambiar de trabajo, quedar más con los amigos… no es que estos propósitos tengan nada de malo pero, ¿no es curioso que sean comunes a tantísima gente? ¿Es que todos estamos en el mismo punto y queremos lo mismo?¿Todos tenemos la energía puesta en las mismas cosas? ¿No será que a veces cogemos estos propósitos “prefabricados” en vez de plantearnos unos propios? Tiene lógica que si no salen de nuestras entrañas no encontremos la energía para llevarlos a cabo, ¿no?

Te propongo un cambio. Que este año los propósitos salgan de dentro, de escuchar a la parte que quiere conseguirlos y a la parte que no, de negociar con ellas de ser franco contigo mismo y, sobre todo, del amor que te tienes y el deseo de cuidarte y ser feliz. Y sí, sé que esto del amor puede sonar un poco hippie, pero es que, hippie o no, querernos es de lo mejorcito que podemos hacer por nosotros mismos.

Así que vamos a lo práctico. Aquí van 5 pasos para tener unos estupendos propósitos propios (que el DIY está muy de moda) :

1. Antes de que lleguen los fuegos artificiales de 2017 saca un ratito para hacer balance de 2016, y si me apuras, para hacer balance de tu vida hasta este momento.

2. Párate y mira a ver cuántas cosas de las que te has propuesto hasta ahora has conseguido y cómo, cómo te sientes últimamente en los diferentes aspectos de tu vida y por dónde te gustaría empezar el cambio. Puede que todo el mundo te diga que tu problema es tu trabajo pero tú creas que antes de buscar otro necesitas quitarte el miedo a conducir. Adelante, con que tenga sentido para ti es suficiente.

3. Haz una lista de las cosas que te gustaría conseguir y asegúrate de que no es un discurso grabado en tu cabeza tras escucharlo mil millones de veces de boca de tu madre, tu novio, la sociedad…

4. Concreta. ¿Qué es comer sano? ¿Hacerte ovolactovegetariana el día 2 de enero? Sé franco contigo mismo, tú sabes a lo que te puedes comprometer y a qué ritmo. Siempre es más fácil conseguir las cosas cuando no vamos en nuestra contra. Y si cambiamos exigencia por amor por uno mismo, cariño y ganas de cuidarnos será  más fácil desarmar a la parte rebelde que dice “que le den a brócoli, me voy a comer dos donuts de chocolate ahora mismo”.

5. ¿20 propósitos? No tiene por qué, a veces menos es más. Una vez que consigas el primero, el subidón te animará a lanzarte a por otro.

propositos_de_an%cc%83o_nuevo_diy_2

Si con esto aún no sabes muy bien cuáles son tus propósitos para este año que llega, no te preocupes, con despedirte de 2016 con sus cosas buenas y malas, con darle un poco de espacio a ver cómo te has sentido, lo que te gustaría dejar a atrás y hacia dónde intuyes que quieres ir, es más que suficiente.

Y es que quizá lo único que sepas ahora mismo desde este lugar un poquito más profundo que te propongo es tu siguiente paso a dar, pero ¿sabes qué? Eso es lo más importante.

Guardar

Guardar

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Autor: Beatriz Cazurro

Fascinada por lo alucinantes que somos los seres humanos decidí estudiar psicología. Actualmente trabajo como psicoterapeuta con niños, adolescentes y adultos e imparto formación donde me necesitan. Impulsada por la convicción de que lo mejor que podemos hacer en la vida es ser nosotros mismos, hace poco me lancé a publicar el cuento “Quiero ser siempre princesa”. Soy Trainer de Focusing por el Instituto Internacional de Focusing y además mamá de Dani, un niño de dos años que aunque no me deja dormir, me vuelve loca.

Únete a la conversación 3 comentarios

¡Deja tu comentario!